El VAR puede ser mejor

Una acumulación de sucesos en la Premier League abrió las compuertas de polémicas encendidas.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
03/01/2020 -

Asumida la pura ganancia que representa disminuir el máximo posible los márgenes de injusticia, la tecnología en el fútbol, y el VAR en particular, deben subordinarse a retoques y ajustes que dependan estrictamente del discernimiento de quienes lo regulen y apliquen.

En realidad, desde su propia instrumentación el VAR ha dejado en evidencia lo mejor y lo peor de sus alcances, pero en estos días una acumulación de sucesos en la Premier League abrió las compuertas de polémicas encendidas.

Ni tres, ni cuatro, ni cinco: fueron seis los goles que no subieron al marcador por posiciones adelantadas, imperceptibles para el ojo humano y difíciles de establecer inclusive por la tecnología.

El más reciente fue el del brasileño Wesley, de Aston Villa, pero en la jornada del jueves 26 de diciembre, la del "Boxing Day", cinco decisiones -a cual más discutidas- privaron de sendas conversiones a Brighton, Crystral Palace, Norwich, Sheffield United y Wolverhampton.

En el gol de los Wolves la posición adelantada de Pedro Neto fue prácticamente "invisible" y de esa manera vieron esfumarse lo que parecía el seguro empate ante el puntero Liverpool.

Algo similar pasó con el gol de Wilfried Zaha para el Palace ante el Southampton, y con el de Lys Mousset de Sheffield ante Manchester City: ¡un pixel puso en evidencia la irregularidad de un botín!

Más polémicas todavía resultaron las decisiones del videoarbitraje que cancelaron las que parecían incuestionables anotaciones de Dan Burn del Brighton ante Bournemouth y de Teemu Pukki del Norwich City a Tottenham, en ambos casos por la influencia de un hombro, o de un milímetro de hombro.

Por más que un offside sea un offside, y que un offside sea un absoluto, algo debería decirnos que en más de una oportunidad ciertas impugnaciones dejen sensación a injusticia o se vivan como insólitas o ridículas.

En medio del debate, sin embargo, ha surgido la autorizada voz de Lukas Brud, secretario general de la International Board.

En consonancia con una explícita o tácita observación de la comunidad futbolera, el dirigente considera que el VAR debe laudar cuando los errores son "claros y evidentes" y en esa perspectiva prefiguró lo que en 2020 será materia de debate.

A decir de Brud, "no se debe pasar mucho tiempo buscando cosas marginales. Si tenemos que pasar varios minutos para decidir si hay offside o no, quiere decir que la decisión original del árbitro debería prevalecer".

A buen entendedor, pocas palabras: por qué no deducir que más temprano que tarde se creará una suerte de extensión virtual de lo que hoy se interpreta como "la misma línea" y que un offside "fino" pasará a la saludable categoría de "no offside".

Dejanos tu comentario
Últimas noticias