Locales Poder Judicial

CREASE, el lugar donde presos adictos buscan la reinserción social

Se trata de un centro terapéutico en el que se trabaja de manera multidisciplinaria para ayudar a las personas condenadas que sufren de alguna adicción, a rehabilitarse.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
24/06/2019 -

El Juzgado de Ejecución Penal, ha logrado materializar tratamientos específicos y efectivos para condenados privados de la libertad con problemas de adicciones al consumo de sustancia psicoactivas en procura de la verdadera y efectiva reinserción social.

En esa línea el titular del organismo, Dr. Rubén Seiler, en diálogo con el Área de Prensa del Poder Judicial, destacó una novedosa iniciativa que posibilita la internación del condenado en el Centro de Rehabilitación en Adicciones de Santiago del Estero (CREASE), para continuar con su tratamiento, obteniendo resultados altamente positivos al efecto.

En ese marco, indicó que una vez cumplida una etapa inicial del tratamiento, se continúa con el mismo en el Centro de Rehabilitación, en la modalidad de comunidad terapéutica.

“Ello supone, prosiguió el magistrado, que el interno adquirió un nivel de confianza tal, que le permite continuar cumpliendo la pena impuesta en el CREASE, hasta conseguir los objetivos establecidos por la institución, compatibles con los presupuestos legales necesarios para obtener la futura libertad.”

En tal sentido, la finalidad de la ejecución de la pena, es lograr que el condenado se reinserte socialmente, para lo cual es fundamentar abordar todos los aspectos en procura de resocialización, entre ellos, el tratamiento de las adicciones, indicó el juez.

Asimismo, en esta etapa de la terapia se trabaja con cuestiones que se consideran imprescindibles para la futura reinserción social, en lo referente a construir espacios sociales y familiares de contención.

De tal forma, se procura otorgarle al interno, instrumentos terapéuticos para sustituir en forma exitosa el consumo de sustancias psicoactivas frente a las adversidades que se presentan en la etapa de reinserción social.

Cabe destacar, que una vez obtenida el alta terapéutica y habiéndose observado los presupuestos legales, el magistrado puede disponer la libertad del condenado.

“En otros términos, se procura brindar a la persona sometida a tratamiento, las herramientas necesarias para una efectiva rehabilitación, en el entendimiento que la recuperación de las adicciones por parte del condenado, lo aparatarán de la reincidencia delictual por la íntima relación existente entre las adicciones y el delito”, sostuvo el magistrado.

Por lo tanto, en los últimos años se conjugó con la Dirección General del Abordaje Integral contra las adicciones (DI.GA.I.A), un trabajo ensamblado para el tratamiento ambulatorio de los internos alojados en unidades penitenciarias.

En esa línea, indicó que no obstante los progresos alcanzados, en ocasiones, el regreso de los reclusos al ambiente penitenciario, conspira con la recuperación, ya que no es posible completar el tratamiento por razones directamente relacionados con el lugar de detención.

Es por ello, que para superar este escollo se consiguió, que una vez superada la etapa inicial del tratamiento, el condenado continúe su recuperación en el centro de rehabilitación, en un contexto de autodisciplina, concluyó el magistrado.


Últimas noticias